Una duda importante cuando llegan las altas temperaturas es ¿Cómo limpiar los filtros de mi aire acondicionado para que estén desinfectados?

Realmente es una tarea sencilla a la que no prestamos demasiada atención.

En primer lugar, debemos limpiar los filtros para eliminar cualquier resto de suciedad que pudiera contener.

Para ello, debemos utilizar algún producto específico para limpiar aires acondicionados. Pulverizaremos los filtros y lo dejaremos actuar el tiempo que nos indique para, posteriormente, aclararlos con agua. Importante este paso ya que debemos eliminar los restos del producto de limpieza.

En el caso de encontrar suciedad resistente, tendremos que frotar los filtros con algún cepillo para eliminar totalmente la suciedad.

Si bien, encontrar un producto de limpieza específico para aires acondicionados  puede resultar difícil. En su defecto, podemos usar un jabón suave (como por ejemplo el gel de baño o jabón de manos). De esta forma nos ayudará a su limpieza y respetará el filtro.

En segundo lugar, una vez limpios debemos pasar a la desinfección de los mismos.

Para hacerlo os presentamos dos métodos.

Un primer método más profesional, que emplea un producto específico de desinfección y que asegura la eliminación de hongos, virus y bacterias. Para ello, tan solo hay que adquirir dicho producto en alguna gran superficie dedicada a la construcción y las reformas, ya que suelen estar disponibles.

La forma de hacerlo será pulverizando los filtros para que llegue el producto a todo y dejarlo actuar el tiempo que nos indiquen las instrucciones.  Una vez terminado, dejamos secar y colocaremos los filtros en el aire acondicionado.

Es importante dejar la zona unas horas aislado y ventilado el espacio donde esté ubicado. (No debemos olvidar que es bactericida y fungicida por lo que puede resultar irritante)

Otra recomendación sería colocar el aire acondicionado en modo ventilación. De esta forma, nos aseguramos de que los restos de productos se van a eliminar. Pero manteniendo esa  zona aislada de tránsito de personas y/o animales para evitar la irritación.

El segundo método que os queremos comentar es el más casero y que está al alcance de cualquier usuario de aire acondicionado.

Diluimos lejía en agua (por cada 3 partes de agua, añadimos una de lejía). De esta forma ya tenemos un desinfectante casero muy efectivo. Lo ponemos en una botella que tenga un pulverizador y lo aplicamos sobre nuestros filtros, dejando que se empapen bien.

Si no tiene superficie sobre la que colocar los filtros y pulverizarlos, sumérjalos en un cubo que contenga la misma proporción de agua y lejía.

Lo importante es mantenerlos con el desinfectante varios minutos, para asegurarnos de que hace su efecto desinfectante. Pasado este tiempo, los sacamos y los dejamos secar en una zona ventilada.

No debemos olvidar nunca que la lejía es un potente limpiador y corrosivo, por lo que tendremos que protegernos manos, ojos y vías respiratorias para evitar la irritación que pudieran causar estos productos.

Para terminar, queremos decir que esta limpieza es recomendable al menos cada seis meses y como mínimo una vez al año. Sin embargo, en la situación en la que nos encontramos, nosotros recomendamos hacerla una vez al mes.

Esperamos que os haya servido.